07 septiembre, 2007

LA POLICIA....PALO SI BOGA...Y PALO SI NO BOGA...


Como en racimos han ido sucediendo uno tras otros los crìmenes a mano armada, los asaltos en tiendas asì como a personas que salen de instituciones bancarias, en fin un rosario de hechos que tienen a la sociedad dominicana en permanente alerta, y ojo avizor en sus residencias y locales comerciales.

Son muchas las familias que han tenido que alterar su presupuesto en la construcciòn de altas verjas asì como en sistemas de seguridad para proteger la vida de sus seres queridos, nadie por asì decirlo se siente seguro en estos cruciales momentos, ni siquiera en su propia casa.

Puès bien, ante la ola de delincuencia que està arropando toda la ciudad, la Policìa Nacional se ha visto precisada a tomar acciones dràsticas para enfrentar a las tantas bandas de delincuentes que tienen aterrorizados a la poblaciòn con sus desmanes y atropellos, asì como con hechos de verdadero terrorismo hacia la indefensa ciudadania.

Es bueno que estas cosas sean del dominio pùblico, y que cada quien saque sus propias conclusiones, pero hay que tener en cuenta que la mayorìa de estos antisociales cuando invaden una vivienda asaltan a mano armada los residentes de la misma, lo hacen con el ùnico propòsito de robar y matar y no perdonan la vida a nadie si no consiguen sus objetos, de nada vale las clemencias que estas indefensas personas han tendio que suplicarles de rodillas para que no maten, pero ellos continuan en su impiadosa acciòn.

Parece ser que como quiera que sea està mal, parece ser la ley. Palo si boga y palo si no boga, es la regla. Cuando no es Juan es Juana y si no su hermana...el caso es que no cuaja el concenso.

No acaba de tomar visos de permanente estabilidad una lìnea de opiniòn pùblica, en los responsables de formarla, con relaciòn a las urgentes y necesarias actuaciones de la Policìa frente a los asaltantes y atracadores.

Si los malhechores hacen, deshacen, matan, forman pandillas, roban, atracan, abusan, violan mujeres, niñas y niños, trafican con drogas, aterrorizan a la ciudadanìa, mantienen en un estado de continua zozobra a pacìficos ciudadanos y barriadas enteras de personas tranquilas y trabajadoras, irrespetan, se burlan de la ley y maltratan, entonces se eleva el grito de protesta al cielo.

¿Que hace la policìa?...¿Què democracia es esta?...¿Què relajo. Esto no puede continuar asì!...Esto va a acabar mal!...¿El paìs se ha vuelto un desorden!...Hace falta otro Trujillo!...y demàs bellezas por el estilo.

La policia pacientemente actùa, y lo hace como es lògico que lo haga en estos casos, cuando tiene que enfrentar a fieras humanas, armadas hasta los dientes y sin el màs mìnimo asomo de escrùpulos: con ràpidez, drasticidad y coraje...y vuelta al quejadero de nuevo, pero al revès.

..."Pero bueno, què es lo que està pasando?...Esto es horroroso!...La policìa antenta contra la paz ciudadana!..No hay seguridad!...Se vive en un virtual toque de queda!...Como nos vamos hacer?...Y como un cìrculo vicioso, el cuento de nunca acabar.

Esto asì, es bueno acotar algunas reflexiones al respecto.

¿Cuàles serìan los pensamientos de esos quejosos si se vieran de buenas a primeras, en horas de la madrugada, maniatados y amordazados en las alcobas de sus casas, por cuatro o cinco malhechores armados, que lo revuelcan y rompen todo en busca de plata?...

¿Que opinarìa un quejoso de esos, si en su propia cara viera y oyera denigrar y humillar a los suyos, y hasta asesinarlos, graciosamente, por esa hez del hampa criolla?...

¿Que sentirian en el fondo de sus "conturbados" corazones, sin màs ni mas, fueran despojados, a la mala, de algùn dinero magramente economizado a fuerza de mucho trabajo, privaciones y sacrificios, o adquirido trabajosamente por algùn prèstamo, o fruto tal vez de la venta, por necesidad de su escaso patrimonio, o de un negocio honrado?...

¿Cuàl serìa el cùmulo de sus reacciones de protesta, ahogadas en rabia e impotencia, si se vieran al borde la muerte, o con un brazo o una pierna amputada, obra y gracia de una de esas balaceras en plena via pùblica, provocada por los maleantes?

Se ha hablado de suavizar los mètodos policiales, retoricismo, que a la hora de hacer frente a un ladròn cegado por la pasiòn de lo ajeno, y tirando con su revòlver , como un obseso, frenètico y asutado, de muy poco vale.

La violencia engendra violencia. Un atraco, a mano armada a un banco o donde sea, es un comportamiento antisocial, violento por su propia esencia, por lo que en tèrminos generales no tiene otra respuesta posible.

La actual hampa criolla no està para consejitos, sino para el castigo duro y la dura sujeciòn, sin contemplaciones, si hay que eliminarlos en el lugar de los hechos, en aquellos intercambios de disparos... puès bien hecho, que sean eliminados sin contemplaciones...es lo que demanda la sociedad frente a estos malhechores, a ver si se acaba de una vez y por todas esta situaciòn de zozobra que tienen sumido al pueblo dominicano.